lunes, 27 de junio de 2016

MALENA (2)



“Malena, no será su nombre” –se dice.

Cuando se conocieron hace diez años, él tampoco le dijo el suyo. 
Después comenzó a revelarle secretos.
 A confiar.
 No creía que hubiera algo que ella no conociera. 
De hecho, era la persona que más sabía de él.

Alberto, sin embargo, seguía ignorando.
 No sabía ni lo más básico, como su verdadero nombre, su edad, si estaba casada, si tenía hijos.



Creía que tendría algún trabajo que no estaba relacionado con la prostitución, porqué limitaba sus citas  a unos horarios que en su día puso como condición.
 Había intentado preguntarle, sonsacarla con trampas, cambiar de fechas para escuchar sus escusas.
No caía en sus emboscadas.
Mantenía el mutismo.

En un principio pensó que eso acentuaba su misterio.
Ahora estaba molesto.
Quería traspasar la barrera y resultaba imposible.
 Estaba frustrado, enfadado.
Pero lo paralizaba su miedo a perderla.
 Intuía que si la presionaba, desparecería. 

-¿Acabas ya? –le pregunto más brusco de lo que pretendía, azotado por la impotencia a la que le habían conducido sus pensamientos.

-Si tienes prisa puedes marcharte –responde tranquila-. El conserje no tiene prisa, me permite quedarme el tiempo que quiera. Ventajas de ser vieja en la profesión.

-¿Es eso una ironía? –la pica buscando provocarla. Odia esa pasividad con que le trata después de la intimidad compartida. Es como una traición a lo que han compartido.

-Nunca soy irónica, quizás algo cínica, pero siempre sincera –contesta ya concentrada en él y adoptando la postura defensiva que Alberto conoce tan bien-. ¿Buscas pelea querido?

-Busco emoción, sentimiento, hasta un poco de amor. No estaría mal. Y sobre todo busco comprender, entender, saber… -Baja la mirada derrotado antes del combate.

-Buscas demasiadas cosas que no puedo darte –aclara ella suavemente-. No me gustan estas escenas. No quiero perderte como cliente. No es sólo dinero. Te tengo aprecio. Pero puse unas normas. Son las mismas para todos y evitan estas situaciones. No me saldo de ellas ni por ti ni por nadie. Soy lo que soy. Lo que ves. Me pagas y trabajo para ti. A partir de ahí. Mi vida me pertenece. Piénsalo.

-Podría ser diferente –niega él.




-Podría creer en tus promesas, abrazarme a ti y contaré mi triste historia, podría escucharte decir como me ayudarás a cambiar, como se solucionarán las cosas. Pero la realidad es que yo me iré a mi casa y seguiré con mi rutina, mis problemas y mis días. Y tú volverás a la tuya con tu mujer, tus hijos, tus nietos, tu negocio. No me interesa ninguna oferta. Imagina lo que desees. Soy Malena.

-Puedo averiguar de ti lo que quiera –sigue Alberto altivo-. Tengo dinero para ponerte un investigador privado y conocer hasta el último detalle de tu existencia. No es curiosidad. Es sólo que me gustaría que lo compartieras conmigo.

-Hazlo. Investígame –responde ella con esos pozos negros llenos de oscuridad.

Él queda parado en medio de la habitación sabiendo que ha llegado demasiado lejos. No sabe cómo arreglarlo. No sabe si quiero hacerlo. Sólo sabe que la mujer está más lejos que nunca. Y como si le leyera el pensamiento se acerca a él con sus cosas bajo el brazo. Lo besa ligeramente en los labios y sale de la habitación.

Todo sucede tan rápido que Alberto parpadea espantado. No ha sido consciente de que ella terminaba de vestirse mientras hablaban. Ha vuelto a escapar y presiente que encontrarla de nuevo será más difícil que las otras veces.

Malena tiene el don de desmontar su control. Su mundo queda hecho añicos a cada encuentro. Más para cuando lo recompone, su necesidad de ella se ha vuelto inmensurable. La necesita. Pero ella a él, no. Aunque le necesitara jamás se lo pediría.



¿Qué le está pasando?

Quizás es sólo la edad. Demasiados años, mucho trabajo, poco cariño, insatisfacción, cansancio…
 Un cóctel explosivo.



Camino del olvido
La maldición de encontrarte
El lamento de pensarte
La mala suerte de no soñarte



8 comentarios:

  1. Malena, otro de tus hermosos personajes, lleno de matices, completo en dos pinceladas, directo y oculto al tiempo, porque eso la hace entera. El triste rostro de la tristeza consentida, objeto de amor sincero por encima de todo y todos. Una mujer ak fin. Besos, Amparo, eres grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi niña. Cada vez me quedan más trágicos los personajes, pero el sufrimiento les dota de características especiales. besotes mi niña querida, tú si que eres grande!

      Eliminar
  2. Malena no se entrega. Malena no confía. Malena no quiere amor. Acabo de acordarme de aquel capítulo que tanto te gustó de Raúl en aquel antro. Hay mujeres que no sucumben al amor, quizás porque quienes se lo ofrecen ya dejaron de creer. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola profe
      Adoro aquel capítulo, aquella mujer le dio una lección única a Raúl y me quedé con las ganas de saber si todavía pensara en ella. Creo que mujeres como aquella reina de la noche o Malena son inolvidables y es probable que por su poca creencia en el amor, despierten todavía más deseo y sentimientos que las más románticas. Contradicción pura, como la vida misma. besos. TK

      Eliminar
  3. Es mi primera visita. He leído este relato con mucho interés. Has conseguido imprimeir en él una situación realista pero cargada de emoción. En mi opinión es un relato que cumple muy bien su cometido.

    Me agradaría mucho recibir tu visita y comentarios en alguno de mis tres blogs. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Amparo! De cuando en cuando te leo desde el anonimato, pero recuerdo haber dicho en alguna ocasión que la próxima vez que visitara tu blog te lo haría saber y no me gusta dejar asuntillos pendientes. ¡Sí que escribes muy bonito! Me encanta la cadencia, suavidad y sutileza de tus textos, impregnados de esa dulzura que te caracteriza. Desprenden mucha belleza y la verdad que me ha dado gusto pasarme por aquí.
    No viene a cuento, pero confieso que al principio deseé enjaular al pajarito que se pasea orondo por allí, mas en aras de su libertad le he agarrado cierta simpatía.. ¡Saludos y un abrazote!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que alegría encontrarte aquí Fritzy! Me ha hecho mucha ilusión, me siento muy feliz de saber que te agrada el blog y respeto al pájaro, que gracia me hiciste!, Javi también le tiene mucha manía y pese a mi amor por las aves, creo que ha llegado el momento de dejarle volar hacia otro lado, sólo me falta averiguar como me las apañé para ponerlo, que ni me acuerdo. Jaja
      Que pases muy feliz verano y muchos besitos

      Eliminar
  5. Gracias Franzisca, será un placer visitarte y decubrirte
    Besos

    ResponderEliminar